martes, 24 de febrero de 2015

ENEMIGOS NATURALES Y MECANISMOS DE DEFENSA

Los Lepidópteros, como la mayor parte de los insectos, tienen una tasa reproductiva potencial muy elevada y si no fuera por la existencia de enemigos naturales, que mantienen las poblaciones dentro de unos límites, experimentarían una explosión demográfica y llegarían a sobresaturar los ecosistemas terrestres.

---Los microorganismos: virus, bacterias y hongos pueden producir infecciones a las mariposas en cualquier fase e su ciclo biológico.
---Las orugas son particularmente vulnerables a los insectos parásitos como los dípteros (taquínidos y bombílidos) y los himenópteros (igneumónidos), que depositan sus huevos en su cuerpo y al eclosionar éstos las larvas del parásito se comen a las orugas por dentro.
---Entre los depredadores más efectivos contra los Lepidópteros podemos destacar: arácnidos, miriápodos, formícidos, mántidos, odonatos, anfibios, reptiles y sobre todo las aves.
Entre todos ellos y con la colaboración de las inclemencias del tiempo se consigue que la tasa reproductiva real esté dentro de unos límites razonables.

Para protegerse de sus enemigos naturales, la evolución dotó a las mariposas de ingeniosos mecanismos de defensa entre los que cabe destacar:
  • El MIMETISMO de huevos, orugas y crisálidas que generalmente tienden a presentar una coloración muy similar al medio en el que viven para así pasar desapercibidas a sus depredadores (colores CRÍPTICOS). El mimetismo es mucho menos frecuente en los imagos, aunque existen casos como los de C. lavaterae, A. arethusa, H. alcyone, P. fidia o B. circe que tienen un colorido muy similar al de las piedras, hojas secas o corteza de los árboles donde se posan.











         

Un caso realmente excepcional es el de la especie Kallima inachus que cuando está posada en posición de reposo parece una hoja como se puede ver en la imagen.



  • El ENGAÑO es a veces tan efectivo como el mimetismo en sí. Aquí no se pretende pasar desapercibido sino todo lo contrario, conviene llamar la atención. Éste es el caso de las orugas de Polygonia c-álbum que por presentar una coloración medio  blanquecina en parte del dorso, lo que las asemeja a un excremento de ave, consiguen ser respetadas; o la mariposa pavo real Inachis io, que extiende sus coloridas alas para mostrar esos grandes ocelos, que le hacen parecer a sus posibles depredadores un animal de mucho mayor tamaño




















La mariposa monarca Danaus plexippus famosa por sus fantásticas migraciones, ostenta un mecanismo de defensa muy especial. Sus orugas acumulan en su cuerpo unas sustancias tóxicas llamadas cardenólidos pues los contiene en cantidad su planta nutricia  que es venenosa. Tanto las orugas como las mariposas tienen un colorido muy llamativo, son  colores de advertencia (colores APOSEMÁTICOS), que avisan a otras especies ¡OJO NO ME MOLESTES QUE SOY PELIGROSA!
Cuando un ave, por un descuido, hace caso omiso de esa advertencia su experiencia resulta tan desagradable que no vuelve a repetir.


Danaus plexippus













Un caso de ENGAÑO fuera de lo común es el de la mariposa americana Limenites archippus (que es un Ninfálido). Las mariposas del género Limenitis suelen tener el color de fondo alar negro con reflejos azulados y algunas manchas blancas, pero Limenitis archippus ha adoptado una coloración tan parecida a Danaus plexippus ( de otra familia: Danaidos) que sin ser venenosa, es respetada  por las aves y demás depredadores.
          
          Limenitis archippus

  • La defensa ACTIVA es practicada en ciertos casos por las orugas, como sucede con algunos papiliónidos como Papilio machaon cuya oruga posee detrás de la cabeza un órgano evaginable llamado Osmaterium que segrega unas sustancias malolientes para asustar a sus posibles enemigos.

Hay también orugas de muchas especies que al detectar un peligro simplemente se dejan caer al suelo como mecanismo de defensa.

Otras orugas poseen pelos irritantes que resultan bastante efectivos para defenderse de los depredadores.


No hay comentarios: